Deus ex machina


MaRtA
junio 19, 2008, 2:05 am
Filed under: Uncategorized


Si no hay precisión en lo que viene entonces tenemos derecho a dudar si creer o no en el destino….pero si no se cree, razones tendremos…solo razones sólidas…

Marta vivía en el segundo..segundo piso si no me entiendes..departamento 32.Cuando se fue su padre por primera vez no podía creer que todo lo que ocurría era verdad; entonces se encerró, uno de esos días en que la niebla tapa los sombreros, a escribir su nombre en una libreta y los sucesos que en el exterior pasaban. Marta tenía una muñeca que hacía llamar como ella; algunos decían que la muñeca no tenía vida, pero para ella era como el humo de los cigarrillos de papá; cuando el humo salía de la boca, un poco de vida llevaba…decía ésto por que para salir de un complejo cosmico impresionante, maravilloso…algo así como una obra de arte, llena de protecciones y fuerzas magnéticas que te hacen sudar al intentar salir de él (algo así como Cuba :)),hay que devilitar el campo, haces daño robando fuerzas para lograr tu objetivo, entonces escapas, a parte de salir como un héroe, salescon un tesoro…vida, vigor y pureza. Desde pequeña que Roberto le había enseñado a fumar; éste decía que mientras más tiempo el humo se mantuviera en los pulmones, lo que entraba salía más puro, de un tono casi transparente y lo malo en su interior se quedaba, Marta le llamaba al fumar “El bautismo del humo y la mutación del cigarro luego de morir”.La muñeca, en el interior de Marta vivía como cualquier niña de la edad. Tiró la muñeca por la ventana y la asesinó. Fue a la comisaría de la vuelta y explicó el caso; la tomaron y la llevaron a la celda más oscura; abrió los ojos y salió a correr; cerró los ojos y comenzó a desnudarse para bañarse en el helado mar oscuro y penetrante, la luna y ella, dejó de respirar y comenzó a busear, respiró y sintió que vivía…puso un pié en la acera y decidió cruzar con luz roja, luego del atropello, nunca más decidió, la libreta cayó al suelo, el lápiz lo absorvió la mente…el humo mató a su papá…enterraron a la muñeca y botaron los rastrojos de Marta…el entierro fué ayer…no pude cambiar la realidad con las balas de la experiencia ciclónica de mis palabras y el destino por más destino que fuera, nunca más cambió.



Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: